La mayor piedra preciosa de la humanidad, demandado desde hace miles de años, los diamantes son unos de los mayores tesoros que encontramos en el planeta. Un valor seguro y estable a prueba de crisis. Si miras a largo plazo y estás buscando invertir en un valor seguro los diamantes son la mejor opción.

¿CÓMO INVERTIR EN DIAMANTES?

UNA ALTERNATIVA INTELIGENTE

En tiempos de crisis todos queremos apostar por una moneda segura, evitando las tasas de interés o la incertidumbre e inestabilidad de las criptomonedas, los diamantes son más pequeños y ligeros que el oro o el platino y su valor es muy superior.Los diamantes son un bien escaso que tarde o temprano llegará a su fin, por ello su valor sube con los años y cuanto mayor es un diamante más se multiplica su precio y más incrementará su valor en un futuro. Esto tiene una razón muy simple, hay mucha más oferta de diamantes pequeños, pero los diamantes grandes (a partir de 1,00 ct.) son más escasos y difíciles de encontrar.

SEGURIDAD Y ESTABILIDAD

A diferencia de las acciones, las cuales dependen de la situación y el estado de animo de la gente y los mercados, un diamante es un valor seguro y estable que con total certeza seguirá creciendo con el tiempo.

Algunas personas podrían pensar que la incorporación de los diamantes artificiales podrían acabar con esta idea. Pero un diamante artificial no tiene absolutamente ningún valor como inversión ni puede de ninguna forma revalorizarse con el tiempo, en cambio un diamante natural con su certificado e inscripción GIA de un cierto tamaño con total certeza subirá de valor de forma exponencial a lo largo del tiempo, así lo apuntan algunos estudios internacionales y su trayectoria en el tiempo durante cientos de años.

¿POR QUÉ NO COMPRAR UN DIAMANTE ARTIFICIAL?

Cuando alguien compra por ejemplo un anillo de compromiso con un diamante natural, esta persona siempre podrá vender el diamante ya que este siempre tendrá un valor que incluso se incrementará con el tiempo (siempre y cuando tenga su certificado internacional GIA).

En cambio cuando alguien compra una joya con un diamante artificial, este automáticamente al salir de la joyería carecerá de valor, ya que se rompe con el efecto exclusividad al poderse fabricar las unidades que uno quiera. Además en piedras pequeñas el precio de un diamante artificial debería de ser de entorno a un 70% menor y en muchos casos no es así (en piedras grandes la diferencia aún es mucho mayor).

Si quieres comprar un diamante pero te preocupa todo tema ético que hay detrás, la mejor opción sin duda es comprar un diamante natural de una marca que tenga un certificado RJC (Responsible Jewellery Council).

En Staring solo trabajamos con marcas alemanas que forman parte de este prestigioso grupo de joyería que cumplen con la normativa del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, por ello todos los diamantes son naturales y de origen ético.